Las redes sociales se han convertido en una parte integral de la vida de muchas personas, especialmente de los jóvenes. Sin embargo, ¿qué impacto tienen estas plataformas en la salud física y mental de los niños y adolescentes? ¿Qué papel pueden jugar los pediatras en orientar a las familias sobre el uso responsable y seguro de las redes sociales?

En este artículo, vamos a explorar algunos de los beneficios y riesgos de las redes sociales para los menores, así como algunas recomendaciones para los padres y los profesionales de la salud infantil.

Beneficios de las redes sociales

Las redes sociales pueden ofrecer a los niños y adolescentes múltiples ventajas, tales como:

  • Fomentar la comunicación y la socialización con familiares y amigos, especialmente en tiempos de pandemia o aislamiento.
  • Facilitar el acceso a información educativa, cultural y de actualidad.
  • Estimular la creatividad, la expresión y la participación en diversas actividades e intereses.
  • Apoyar el desarrollo de la identidad, la autoestima y el sentido de pertenencia a una comunidad.
  • Proporcionar espacios de apoyo emocional, ayuda mutua y solidaridad entre pares.

Riesgos de las redes sociales

Sin embargo, las redes sociales también pueden entrañar algunos peligros para los menores, como:

  • Exponerse a contenidos inapropiados, falsos o violentos que puedan afectar su desarrollo cognitivo, emocional y moral.
  • Sufrir acoso, ciberbullying, sexting o grooming por parte de otros usuarios malintencionados que puedan dañar su integridad física y psicológica.
  • Desarrollar conductas adictivas, obsesivas o compulsivas que interfieran con su rendimiento académico, sus relaciones familiares y su bienestar personal.
  • Padecer trastornos del sueño, de la alimentación o del ánimo derivados del uso excesivo o inadecuado de las redes sociales.
  • Perder la privacidad, la seguridad y el control sobre su propia imagen y datos personales.

Recomendaciones para los padres y los pediatras

Ante este panorama, los padres y los pediatras tienen un papel fundamental en educar y acompañar a los menores en el uso saludable y responsable de las redes sociales. Algunas sugerencias son:

  • Establecer normas claras y consensuadas sobre el tiempo, el lugar y el tipo de redes sociales que pueden utilizar los menores, así como supervisar su cumplimiento.
  • Dialogar con los menores sobre los beneficios y riesgos de las redes sociales, fomentando una actitud crítica, reflexiva y respetuosa hacia los contenidos y las personas que interactúan en ellas.
  • Promover el uso de herramientas de protección, privacidad y seguridad en las redes sociales, como filtros parentales, contraseñas seguras o reporte de abusos.
  • Estar atentos a posibles señales de alerta que indiquen un uso problemático o perjudicial de las redes sociales por parte de los menores, como cambios en el comportamiento, el ánimo o el rendimiento escolar.
  • Buscar ayuda profesional si se detecta alguna situación que requiera una intervención especializada, como un trastorno mental o una situación de violencia.

Las redes sociales son una realidad que no podemos ignorar ni prohibir a los menores. Sin embargo, podemos ayudarles a aprovechar sus beneficios y evitar sus riesgos mediante una educación digital basada en el diálogo, la confianza y el respeto. Los padres y los pediatras tenemos una gran responsabilidad y una gran oportunidad para contribuir al desarrollo saludable e integral de nuestros niños y adolescentes en la era digital.

  • Dr. Rafael Angel Avila Tejeda

    Especialista en Pediatría y Medicina General. Profesor Instructor. Además de ser podcaster y locutor de radio, es diseñador web y desarrollador de aplicaciones para el Sistema Operativo Android siendo miembro de la Unión de Informáticos de Cuba. Vive en la Ciudad de Holguín. Se desempeña como Pediatra General del Área de Salud de Mir en la provincia de Holguín.

Compartir en:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *